¡Que ganitas teníamos de que llegara este día! Este chiquitín se lo pasó en grande probando su pastel ¡Sólo hay que ver las fotos! y la pequeña bailarina de la casa hizo su aportación también, eso sí, con cuchara para no mancharse, porque llevaba un vestido de bailarina demasiado bonito, una princesa de los pies a la cabeza. ¡Gracias familia, ya tenemos ganas de volveros a ver!

Compartir